Ligar chicas - 24919

Allí estaba. Lucía cuenta cómo el chico ya le había dado a me gusta y en cuanto ella lo encontró, se produjo el match. Lo vi, me gustó físicamente y quería pasarlo bien, pero él desde el principio me dejó claro que no me veía como alguien de una noche. Estuvieron chateando tres semanas, sin quedar porque él decía que estaba muy ocupado y el día que finalmente quedaron, él la avisó horas antes para cancelar la cita porque estaba malo.

Tuve un match con un pibón

En su cuenta, sube pantallazos de las conversaciones que mantienen cualquiera de sus seguidoras o ella misma con hombres cis en las aplicaciones de citas o en las redes sociales, en las que abunda tanto el machismo como el racismo. Foto: Lucía Mbomío Maite, a través de los diferentes perfiles en Instragram de Alerta Machirulosse ha dedicado a clasificar conductas que se repiten e, incluso, ha investigado las nomenclaturas preexistentes para determinados comportamientos que, por desgracia, resultan demasiado comunes. De esta formaella decide a quién acepta y se cerciora de que no son machitrolls. Me llamo Maite, soy de un pueblo de Barcelona, mi padre es de Guinea Ecuatorial y mi madre es andaluza. Yo me considero una mujer negra, feminista y de izquierdas. Sí, porque pensó que me encantaría y que caería rendida a sus pies. Acabamos achaque, muy mal.

EL MUNDO Vídeos

La semana pasada descubrimos la historia de Silvia, de 42 años, que se ilusionó de un chico que desapareció de repente y del que tuvo noticias tres meses después cuando, para su sorpresa, le encontró Hoy traemos el relato de Iker: Me llamo Iker y tengo cincuenta años, recaí en Tinder para probar suerte y ver si conseguía ligar, ya que había vuelto a la soltería tras una larga relación. En realidad, si de alguien quiero reírme es de mí mismo.

189 190 191