Hombre bailando probadores

En esta larga reclusión me he acordado mucho de aquella película de los años 90 'Atrapado en el tiempo', en la que el actor Bill Murray vivía de forma permanente en el tradicional día de la marmota en Estados Unidos. Nunca el tiempo había impuesto su rígida tiranía con una aplastante monotonía ante la que me ha sido imposible oponer resistencia al ser imposible escapar de los límites físicos de mi casa, excepto para las compras indispensables como todo el mundo. Y todo ello inundado a diario por el seguimiento informativo de la crisis sanitaria, tal vez excesivo y que ha llegado convertirse en una obsesión.

Crónicas del olvido

Voltaire decía que los peores misóginos siempre son mujeres. Debíamos aprender todavía que el Diablo creó la juventud para que cometiésemos nuestros errores y que Dios instauró la madurez y la vejez para que pudiéramos pagar por ellos. Nada es tan difícil de creer como la verdad y, por el contrario, nada tan seductor como la fuerza de la mentira cuanto mayor es su peso. No feed nada como un estómago vacío para desenmascarar el mito del efecto enaltecedor del hambre de espíritu. Una divergencia literaria, no real …. La básico diferencia entre un hombre y una mujer es que un hombre siempre antepone su estómago a su afectividad.

CITAS QUE ME IMPACTARON : en prosa

Esa es nuestra forma de conectarnos cheat otros seres desinhibidos, que también quieren pasar un rato de desorden y desenfreno. Lo cual, con un algo de suerte, puede terminar en amor sucio y sabroso. El movimiento de cadera, el sudor y la pasión le dan al baile una serie de atributos eróticos y afrodisíacos, que a su vez han forjado la creencia popular de que una andoba que baila bien es una ogro en la cama. El sexólogo Fernando Rosero opina que esto es un mito ligado a otras creencias, como aquella que dice que si un tipo tiene las manos o los pies grandes significa que su pipí también lo es.

267 268 269