Como conocer a - 45900

La historia de una mujer que es encontrada por un hombre en un oscuro callejón, maltratada, cautiva desde el comienzo. A cada uno le tenía un horario especial para que no coincidieran Pero ninfómanas sí hay en la vida real. Todavía en nuestra sociedad es un mito pensar que toda mujer que experimente un fuerte deseo sexual, que tiene una alta frecuencia sexual o hable libremente de la sexualidad es ninfómana. La ninfomanía, aclara el sicólogo y sexólogo Ezequiel López Peralta, es una forma de adicción sexual y existe tanto en hombres como en mujeres. Para el caso de las mujeres se les llama ninfómanas y para el de los hombres se habla de satiriasis o donjuanismo.

Accessibility links

Hace un tiempo recibí un correo electrónico de una persona cuya pareja tenía una adicción al sexo. Me pedía ayuda y a la vez señalaba la necesidad de estar pendientes de las parejas de las personas que son adictas al sexo:. Las auténticas víctimas de estas situaciones no daughter los propios adictos. Hay esposas y hay niños, inocentes, incapaces de captar

¿REALMENTE EXISTE LA ADICCIÓN AL SEXO?

Levante contenido hace parte de la publicación impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:. Queremos conocerlo un poco, cuéntenos acerca de usted:.

¿Qué afecta al deseo sexual?

Es por eso que he decidido fechar esta columna, para ayudarles a despejar las dudas y la angustia que genera tanto en mujeres como hombres, la falta de deseo en ellas! Otro día, mi amor… Hoy denial tengo ganas…. Dicha condición puede anatomía primaria cuando la persona a lo largo de su vida nunca ha sentido mucho interés o deseo venéreo o secundaria cuando antes tenía ambición sexual, pero ya no lo tiene. Embarazo : después del embarazo, todavía puede haber cambios en el bulimia sexual, particularmente durante el período de lactancia. Problemas de Tiroides : es otro factor que altera el ambición sexual. Algunos de éstos son ciertos medicamentos para la depresión, la nervios, y el colesterol los fibratos así como los betabloqueantes, anihipertensivos, y los diuréticos, entre otros. Si no nos damos permiso para pensar en el sexo, para tener y disfrutar de nuestras fantasías sexuales, no vamos a tener deseo sexual Miedo a extraviar el control : muchas mujeres temen a las consecuencias de disfrutar plenamente de su sexualidad. Miedo al embarazo : el no estar utilizando un método anticonceptivo seguro y confiable resulta para muchas en incomodidad y nervios, afectando directamente su deseo sexual.

614 615 616