Crisis de morbosas

Image Credit Nuevas investigaciones sugieren que los cambios hormonales que se presentan con la menopausia solo son una de las razones por las que la vida sexual de las mujeres decae con la edad. Es verdad que muchas presentan ciertos síntomas después de la menopausia, incluyendo sequedad vaginal, coito doloroso y pérdida de la libido, y todo ello puede afectar la frecuencia y el placer de las relaciones sexuales. La mayoría de los estudios se han enfocado por completo en mujeres heterosexuales, de modo que se sabe menos de lo que sucede con las parejas del mismo sexo después de la menopausia. En general, el 78 por ciento de las mujeres encuestadas afirmaron tener una pareja íntima, pero menos de la mitad de las mujeres el 49,2 por ciento dijo tener una vida sexual activa.

Una nueva perspectiva

Al llegar a la mediana edad, ellas comienzan a experimentar la pérdida de libido y, como resultado inmediato, a preocuparse y a aumentar su endeblez. Sin embargo, y pese a anatomía un procedimiento muy frecuente en levante tipo de estudios, nunca antes el porcentaje había sido tan alto. Para algunas mujeres puede ser el resultado del cambio en sus niveles hormonales. Por ejemplo, durante el ciclo menstrual estas fluctuaciones pueden causar hinchazón, cansancio y dolores, lo que a buen seguro repercute en el interés por el sexo. Todo vale para reedescubruir el deseo y arreglar un boda sin sexo.

Crisis de los 50 y andropausia

Si es así, felicidades. Esto quiere largar que, en la mayoría de los casos, has vivido una gran abundancia de experiencias y has alcanzado una madurez envidiable. La crisis de los 50 no es solo cosa de hombres que se compran un auto deportivo o una bici de accidente. La mayoría de las mujeres se ven en la tesitura de abordar unos cambios hormonales importantes. Esto se manifiesta a través de ansiedad, cambios de humor, insomnio, palpitaciones, desilusión y ganas de llorar. Cumplir los 50 años, para ellas, puede ser poco así como subirse a una accidente rusa.

La crisis de los 40 y cómo lidiar con eso

Las mejores apps de sexo para disfrutar en pareja y acabar con la monotonía

El término es desgraciadamente tan nuevo que no tiene traducción al español. Acullá de ser una etiqueta discriminatoria el vocablo se ha convertido en un emblema para simbolizar una realidad collective en constante crecimiento. La prueba de ello es que las cifras indican que los hogares unipersonales aumentan añada tras año. Si bien es realidad que hace unas décadas, casarse y tener hijos parecía el ciclo corriente de la vida, ser soltera es hoy el pan de cada fecha de muchas mujeres que disfrutan de su estado civil. La soltería denial es para nada sinónimo de estar sola, vivir sin pareja no significa vivir amargada. Tener independencia y libertad económica, social y profesional sin la necesidad de estar vinculadas a un hombre es un estado que lamentablemente nuestras abuelas no contemplaban.

125 126 127